Las crisis del periodismo (anticipo)

Varios hechos han reabierto en los últimos meses el debate sobre la crisis del periodismo: la continua caída en las ventas de los  periódicos tradicionales; la decisión del magnate Rupert Murdoch de cobrar los contenidos de sus medios informativos en internet; el lanzamiento del iPad de Apple y la consolidación de los e-readers como plataforma de lectura de noticias; y varias noticias similares.

El problema es que el análisis se ha centrado casi exclusivamente en lo tecnológico, cuando me parece que el fenómeno es más complejo. Es por eso que prefiero usar el plural, las crisis de los medios, para referirme a este tema.

En su libro “Digitalizar las noticias”(2004), Pablo Boczkowski menciona que la tendencia hacia la baja en la venta de periódicos en EE.UU. ya estaba insinuándose en los años 60, y analiza los diferentes proyectos que trataron de lidiar con el descenso en las ventas y con la creciente competencia de los nuevos medios digitales. Algo similar a lo que enuncia Roger Fidler en “Mediamorfosis” (1997) .

Ambos autores mencionan varias causas de los experimentos realizados por los medios impresos en los años 80: menor penetración de los medios impresos; mayores costos; mudanza por ascenso socioeconómico de los lectores a los suburbios, quienes entonces pasaban a enterarse de las noticias por la radio de sus automóviles; menor interés por los medios impresos en los grupos jóvenes (hay muchas más).

Tanto Fidler como Boczkowski citan algunos experimentos realizados como alternativas (todas anteriores a internet): diario enviado por fax los domicilios (¡!) , CeeFax, ViewTron, etc. Ninguna tuvo suerte.

Adelanto entonces la idea sobre la que trabajaré en posts individuales:

La llamada crisis de los medios es en realidad la concurrencia de varias crisis, a saber:

1) Crisis del periodismo está ligada a una crisis en la participación ciudadana. El descreimiento en las instituciones políticas que no favorecen la participación de los ciudadanos, cuando no la impiden disimuladamente, crean apatía y descreimiento y desestimulan el interés por enterarse de las cosas públicas. Llevada al extremo, esta postura se refleja en frases como “Si lo que a mí me importa no modifica lo que se decide a nivel político ¿para qué me voy a preocupar por enterarme?” El sociólogo Guillermo O´Donnell se refiere a las democracias que sólo convocan a los ciudadanos para votar como “democracias delegativas“. La caída en la lectura de medios tradicionales está relacionada con este fenómeno.

2) Crisis de credibilidad. Vinculada a la anterior e igual de grave. Sin embargo, de ella se habla poco, y en los medios, menos aún. En su libro “La ocupación”, Osvaldo Tcherkaski  analiza la forma en que los medios de Estados Unidos apoyaron la decisión de George Bush (h) de invadir Irak y Afghanistán, y disimularon o censuraron directamente noticias que cuestionaban estas decisiones. La vinculación de los medios con los gobiernos, especialmente a partir de la aparición de los multimedios, ha replicado esta situación en muchos países.

3) ¿Crisis de formato, o de organización interna? La demanda de los lectores por acceder a las noticias desde plataformas más interactivas, ¿es sólo una cuestión de plataforma, o la interactividad cuestiona la forma de organzación del medio como empresa y como productor de contenidos? Al igual que la escuela, los medios se han organizado al modo del sistema socioeconómico industrial, con estructuras verticales donde la noticia es un bien a producir y la estructura es similar a la de la fábrica. Hay obreros (los periodistas) que deben producir un bien (la noticia). Las estructuras verticales resultantes no se apoyan en la  circulación de la información, que es lo que piden las audiencias (web2.0 y derivados).

Como dije, esto es sólo un anticipo. Me gustaría mucho recibir sus comentarios.

Anuncios

Acerca de Alejandro Tortolini

Docente, investigador, curioso empedernido.
Esta entrada fue publicada en internet, periodismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Las crisis del periodismo (anticipo)

  1. Raul Zavala dijo:

    Muy buen anticipo. Creo que cada una de las “hipótesis” planteadas tienen alta probabilidad de ser confirmadas. Hay un detalle que me parece que debe tomarse en cuenta: la circulación de los diarios no única responsabilidad de los periodistas; muy pocas veces analizamos los departamentos de comercialización de los medios y peor el de circulación. Creo que persiste el divorcio entre la sala de redacción y el resto de áreas de un medio de comunicación. Por lo pronto este breve comentario, pero me quedo ‘picado’ para extenderme en esta explicación.

    • Alejandro Tortolini dijo:

      Gracias por tu comentario, Raúl, otro interesante aspecto el que mencionas.
      Vale la pena profundizarlo, ¿escribirás algo al respecto? Avisame por favor.
      Saludos,

      Alejandro.

  2. Coincido en que se entrecruzan muchos cambios bruscos e importantes que están afectando al periodismo y a los periodistas.
    La crisis del modelo de negocio es una de las cuestiones, aunque no el único aspecto que hace temblar estructuras y que influye en la forma de hacer periodismo.
    Cómo convivir y mejorar los aportes que realizan los ciudadanos a los contenidos, es decir cómo gestionar esa interactividad, es otro desafío muy importante.
    Cómo elaborar contenidos que lleguen a un público más participativo, inquieto, social, móvil y de consumo multiplataforma es otro tema que obliga a replantearnos las formas de construcción de los mensajes.
    Pero lo que más me sorprende es la velocidad de todos estos cambios.
    Un abrazo tocayo!

    • Alejandro Tortolini dijo:

      Alejandro: muchas gracias por tu comentario, que abre otros ángulos interesantísimos para explorar.
      En los próximos días profundizaré todos estos aspectos, te tendré informado porque sé de la calidad de tus análisis y me interesa tu visión (estoy leyendo tu tesis doctoral, un hallazgo afortunado en internet).
      Un abrazo.
      Alejandro.

  3. Valeria dijo:

    Crees que un futuro las noticias por internet se sometan al modelo de negocios?. Es decir que los periódicos en línea cobrarán para tener acceso a la información?

  4. Venimos trabajando hace un tiempo para plantear que el punto 2) es uno de los más críticos, y no obstante es el menos debatido. Alguna referencia publicamos en http://www.catedraa.com.ar/novedades/periodismo-y-conciencia/#more-944. Habitualmente se habla de la crisis del negocio, pero ¿qué es el negocio sin credibilidad?

    • Alejandro Tortolini dijo:

      Adriana: muchas gracias por tu comentario, con el que coincido plenamente.
      Por eso creo que plantear la crisis sólo desde el cambio tecnológico es una muestra de miopía que contribuye a agravar el problema. Me gustó mucho el post “Periodismo y conciencia“, y tu sitio en general, que agrego a mis lecturas.
      Cordiales saludos.
      Alejandro.

  5. Alejandro:
    Hay un libro de Robert Putnam, Bowling Alone, creo que se llama, que habla del problema que insinúas. El larvamiento social en que muchos caen, donde lo único que me importa es lo que afecta a mi familia y nada termina siendo “suficientemente local” en términos de proximidad periodística. Por el mismo lado está la misma forma de las ciudades con largos tiempos de desplazamientos y personas que viven en suburbios que no tienen relación con los lugares donde trabajan, es decir tiene dos ciudades respecto de las cuales tiene menos interés sobre su “vida ciudadana” es otro tema en el que trabajó mucho Leo Bogart. También hablo mucho del impacto en el tiempo del resto de los integrantes de las familias que ha tenido el trabajo femenino fuera de la casa. Son muchos los impactos que el tema de la noticia como aglutinador de las masas.
    Creo que el trabajo más reciente de Alex Jones, Losing the news, es la mirada más actual, la que seguramente leíste en una serie de miniposts que escribí al respecto:
    http://earriagada.tumblr.com/
    Estamos en una encrucijada, muchos no quieren que los medios tradicionales sobrevivan a la misma, hay intereses creados al respecto: políticos que tendrían más libertades todavía, aspirantes a empresarios mediales que saben que el sistema actual tiene barreras muy altas, etc.
    Es tan complicado de entender lo que viene, me paso parte del día hablando de esto en twitter como @earriagada, aunque no veo clara la luz todavía, sigo creyendo en el método tradicional para construir la noticia mediante el trabajo colectivo y las formas periodísticas.

    • Alejandro Tortolini dijo:

      Eduardo: gracias por tu comentario, con tantas vetas interesantes. Coincido con tu mirada sobre el tema, esta crisis es un fenómeno complejo y en el cual hay muchos intereses.
      Me parece fundamental lo que mencionas: al igual que vos, creo que la recuperación y valoración del trabajo colectivo y las formas periodísticas serán parte de la solución de esta crisis y de la creación de nuevas formas de expresión del periodismo.
      Un abrazo.

  6. pamela dijo:

    Sería interesante citar investigaciones chilenas o latinoamericanas para situarnos en nuestra realidad o al menos en una voz más cercana.

    • Alejandro Tortolini dijo:

      Pamela: gracias por tu comentario. Desarrollaré estos temas en los próximos días y trataré de mencionar investigaciones latinoamericanas.
      Cordiales saludos.

  7. ¿Y no puede ser que la crisis sea sólo una pero que tenga varias causas? Y el enfoque en las tecnologías me imagino que se hace no porque sean la única causa sino porque hay ejemplos de que pueden ofrecer una solución si se usan bien.
    saludos!

    • Alejandro Tortolini dijo:

      Sebastian: gracias por tu comentario.
      Coincido en la idea de una crisis con varias causas, pero con respecto al enfoque de “la solución desde la tecnología”, me temo que tal enfoque se queda corto.
      La historia de la tecnología nos enseña que nunca hay una causa ni para el triunfo ni para el fracaso de una soluciòn tecnológica; concurren muchos factores.
      Las causas por las que la solución tecnológica tiene “mejor prensa” son varias. Algunas la menciona Eduardo Arriagada en su comentario a mi post, a las que agrego la postura de Vincent Mosco que mencioné en este post del hermano mayor de Orbisdigitalis, Kybernetes: fascinación a-crítica por la herramienta digital.
      Si el periodismo no se cuestiona y lucha por recuperar lo que lo hace único, el deseo de informar verazmente a la ciudadanía, no importará desde dónde leamos o veamos la basura resultante.
      Cordiales saludos.

  8. Ricardo M. dijo:

    Muy buen post. Tanto la apatía social como la pérdida de credibilidad tienen como culpables al mal Periodismo y al continuo proceso de individualización que está dividiendo las audiencias. “Lo del otro no me interesa”.

    El cambio del modelo de empresa informativa es un efecto de las dos anteriores. Un negocio debe evolucionar para subsistir si el medio en que existía ha cambiado.

    No me gusta el concepto de “crisis” del Periodismo. Sí hablaría de crisis de los medios tradicionales utilizados por el Periodismo. Los cambios se deben evaluar y aceptar, no se deben cuestionar, porque no se volverá atrás.

    Lo que debemos rescatar es que la solución está en manos de los mismos periodistas -que hoy están más empoderados que ayer- y que el desafío sigue siendo el mismo: distinguir las audiencias y desarrollar buen Periodismo para contribuir al desarrollo de las democracias, sociedades y culturas.

    Saludos

  9. Alejandro:
    Tremendo tema, más para quienes nos dedicamos a la formación de futuros periodistas. Me atrevo a añadir que el problema se origina, también, en las propias Escuelas y Facultades. A diario se ven, a diferencias de unos cuantos años atrás, una enorme cantidad de jóvenes que no tienen ni la menor idea de lo que realmente están estudiando.
    No se puede ni se debe enseñar Periodismo del mismo modo que hace 20, 15, 10 e incluso 5 años atrás. Eso es un hecho del que pocos se dan (nos damos) cuenta en el día a día de la formación de Periodistas.
    La tecnología y el debate del modelo de negocios creo que no han hecho más que dejar en evidencia los vicios que el Periodismo arrastra desde hace décadas: obsesión por el dato, ansiedad por la portada y ofuscación por una eventual objetividad quirúrgica.
    Hemos olvidado – sospecho – la importancia gravitante de darle sentido y valor al dato que, hoy por hoy, es de común acceso. No damos prioridad al poder que se puede ejercer sobre el Bien Común (para bien o para mal) y nos centramos en la notoriedad social, política o comercial.
    En fin, mucho para hablar.
    Interesantísimo
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s